Supera el duelo, vive otra vez.

Alberto Simoncini

La vida a menudo nos enfrenta a situaciones duras, complejas, traumáticas, que nos obligan a lidiar con inesperadas ausencias que en un primer momento pueden tener un efecto devastador sobre nuestro mundo interior y sobre nuestra percepción de la realidad.  La gestión de duelos es una adaptación emocional que a menudo requiere tratamiento a manos de un especialista.

El duelo no es solamente perder un ser querido. También lo es perder la salud, la esperanza de vida, el uso de un arto, un trabajo, una amistad o una relación amorosa, tener que vivir con una enfermedad crónica y/o degenerativa, hasta incluso perder el derecho a ver los hijos o un familiar en la cárcel, perder el reconocimiento social o la notoriedad pueden ser elementos detonantes de un profundo conflicto entre lo que somos adentro y nuestra propia representación en el mundo exterior. Este conflicto genera un sufrimiento hasta que no haya adaptación a la nueva realidad.

Este es el momento en el cual entra en juego el acompañamiento terapéutico para la gestión de duelos, capaz de acelerar enormemente el proceso de adaptación, que culmina en la aceptación del presente desde un espacio de paz. Paz que otra cosa no es que la tanto deseada felicidad.

Mi enfoque no es médico ni religioso: se basa en enseñanzas y aprendizajes espirituales, en el acompañamiento y la resolución de duelos y conflictos con escucha activa, el rescate emocional y el reconocimiento de las dinámicas personales de lectura de la realidad. La intervención se realiza al principio a través de sesiones semanales de una hora. La duración de una terapia de gestión de duelos viene determinada por el mismo desarrollo del proceso (cada uno de nosotros tiene su propio ritmo). Aproximadamente, puede tener una duración media de 3 a 6 meses, y a continuación se establece un periodo de seguimiento. La terapia será lo más corta posible (ya que considero la terapia y el terapeuta unas simples herramientas) y la intervención se considera acabada cuando el paciente se siente capaz (y efectivamente lo es) de continuar el camino por su cuenta.

El duelo es el proceso de integración de una o más pérdidas.

Descubre más sobre cada una de ellas.

Conocer nuestras emociones nos indica cómo superar el duelo y nos ayuda a sobrellevar este proceso natural de readaptación a una nueva realidad.

Superar la muerte de un ser querido es uno de los retos más duros que debemos afrontar a lo largo de nuestra vida. Incluso puede suponer un dolor de tal magnitud que es capaz de destruir por completo el sentido que damos a nuestras vidas. Si no reconocemos este sufrimiento, pueden aparecer síntomas de enfermedad y una permanente falta de deseo de vivir que transforma el último relámpago de serenidad en un recuerdo antiguo.

El camino que emprendemos para superar el duelo se puede convertir en una oportunidad para transformar profundamente nuestro modo de ver, percibir y vivir la vida.

Descubre más

Cómo ser feliz no es algo que se aprende leyendo un libro. Se vive, se siente y se experimenta, a menudo entre lágrimas.

La serenidad es el resultado de un trabajo cotidiano que no acaba nunca y que empieza cuando -paradójicamente- soltamos al deseo de ser felices y aceptamos ser nosotros mismos. Saber leer nuestras propias emociones y las de los demás nos permite diferenciar entre felicidad y satisfacción, y eso nos da una de las primeras claves para ser libres.

Aprender a gestionar las emociones de forma correcta es como aprender un nuevo idioma. Nos enseña mucho de nosotros y nos permite comunicarnos mejor con los demás. Es una herramienta fundamental en todos aquellos momentos de superación y crecimiento personal en los que no sabemos encontrar los recursos que necesitamos a pesar de que intuyamos que los tenemos dentro. Las emociones que más se suelen trabajar son la tristeza, la rabia, los celos, la envidia.

Gestionar las emociones es clave para el crecimiento personal. Hay que aprender a percibir las crisis como oportunidades de un cambio profundo a través del cual podemos crecer y mejorar.

La vida es una aventura que se compone de buenos y malos momentos. El sufrimiento con el que entramos en contacto en varios momentos  de nuestra vida nos puede hacer olvidar cómo ser feliz, si no somos capaces de escucharlo y entenderlo. Por tanto, es fundamental aprender a reconocer y conocer este sufrimiento para crecer y volver a respirar. La clave está en aprender a percibir las crisis como oportunidades de cambio y de transformación. El inicio de un viaje hacia un mejor yo.

Si somos capaces de mirar adentro, encontraremos el camino para pasar a otro nivel de conciencia. Cada proceso de crecimiento personal empieza a menudo con una importante crisis vital. Saber gestionar las emociones es la solución para alcanzar y mantener serenidad durante el proceso y, por supuesto, después.

La gestión de las emociones es el proceso a través del cual podemos deshacer nudos y afrontar temas pendientes. Lograr un estado anímico estable y armónico en esta fase es posible.

Quien se encuentra en la fase final de la vida necesita a menudo resolver una serie de asuntos pendientes y deshacer nudos emocionales que se han ido tejiendo a lo largo de su existencia. El miedo, el pudor, el cansancio o la soledad pueden entorpecer este proceso fundamental tanto para la persona afectada como para su familia y su entorno más cercano.

En estas circunstancias, contar con un apoyo terapéutico profesional permite lograr un estado anímico estable para dejarnos gestionar lo que verdaderamente merece nuestra atención, desde un espacio de tranquilidad y claridad. Un buen acompañamiento familiar permite tener buenos recuerdos para el futuro y cero remordimientos.

Servicios
Gestión de Duelos
Particulares

Colaboro con mis pacientes para que, a nivel personal, aprendan a sobrellevar situaciones difíciles y puedan reencontrar la serenidad y la felicidad.

Leer más

Gestión de duelos
Empresas

Trabajo en ecosistemas empresariales para inculcar la importancia de aprender a comunicar y escuchar. Dos valores clave para garantizar bienestar global y mayores éxitos.

Leer más

Publicaciones
De duelo en Navidad
La envidia en los duelos
Quién soy

«Mi forma de trabajar es cercana y empática. Estoy convencido que el cambio profundo se logra entre lágrimas y risas, expresiones auténticas de un corazón vital.»

Me llamo Alberto Simoncini y nací un 30 de junio de hace más de cuarenta años en Verona (Italia).

Desde muy pequeño he tenido una gran sensibilidad y un profundo interés hacia el mundo de la meditación, de la consciencia y otros planos. A la edad de diez años empecé a practicar técnicas de training autógeno para entrar en estados de consciencia alterada. Con el tiempo pasé a interesarme por todo relacionado con el desarrollo interior, la autosanación y la resolución de conflictos interiores.

El camino hasta llegar a dedicarme a la gestión de las emociones ha estado lleno de muchas experiencias profesionales y vitales de diferente naturaleza y ha sido reforzado por lo que he aprendido y lo que he vivido (y vivo hoy en día) en el acompañamiento en procesos de enfermedad, gestión de duelos y en la fase final de la vida. Las herramientas y la información que utilizo en terapia proceden de este recorrido.

El Amor es para mi el principal músculo que tenemos que entrenar, porque es la única fuerza capaz de transformar el sufrimiento que -naturalmente- se produce a lo largo de nuestras experiencias de Vida.

LEER MÁS

Gestión de Duelos
Contacto

Si necesitas más información o quieres concertar
una primera visita, puedes contactarme:

TELÉFONO:
+34 600 467 524

EMAIL:
ahora@albertosimoncini.com

Formación emocional empresas

PIDE UNA CITA:

Formulario ESP
Casillas *
Consultas

BARCELONA
Avenida Diagonal 436, 1-1
08037 Barcelona

DONDE TÚ ESTÉS
Me desplazo donde sea necesario y para determinados programas. Hablamos.

CITA ONLINE
Cuando la distancia no permite un encuentro presencial, existe la posibilidad de realizar visitas de seguimiento y recomendaciones vía Skype, WhatsApp o Facetime.

Opiniones sobre Alberto Simoncini